Después de Probar Este SHAMPOO CASERO No Volverás a Usar Otro Para Lavarte el Cabello

Detiene la caída y lo ayuda a crecer sano y fuerte, con los productos que te vuelven rubia, colorina o morena en un dos por tres, el famoso alisado con keratina, la plancha o el tradicional secador, el cabello de toda mujer se va volviendo débil, quebradizo y seco. Algunas comienzan a perder pelo, lo ven opaco, sienten que no tienen volumen y que el movimiento es distinto.

Con este shampoo Casero lograrás detener la caída del cabello y lo ayudarás a crecer sano y fuerte. Te aseguramos que los resultados te van a sorprender y no tendrás que usar nada más.

Simplemente se está muriendo, pero, y este es el punto preocupante del asunto, todas ellas prefieren eso, a cambiar el look que llevan tanto tiempo modelando. Te sientes identificada con la descripción. Entonces debes poner atención al maravilloso champú a base de bicarbonato de sodio que presentamos a continuación. Lo puedes confeccionar en tu hogar, te tomará un par de minutos, y lo más importante, bastan un par de aplicaciones para comenzar a notar los resultados: Un cabello que crece con fuerza y con brillo renovado.

Un cabello libre de todos los químicos que llevas aplicando por años y que dejará de caerse de manera preocupante.

Resultado de imagen para despues de probar este champu casero

Estas son las instrucciones:

Materiales: Champú: Bicarbonato de sodio. Agua. Botella de plástico en la que guardar el producto hecho en casa.

Acondicionador: Sidra de manzana. Agua. Esencia de lavanda (opcional para amortiguar el olor fuerte de la sidra) Botella de plástico en la que guardar el producto hecho en casa.

Preparación: Mezcla 1 cucharada de bicarbonato de sodio con un vaso de agua tibia, o si tu cabello es más largo, 2 a 3 cucharadas de bicarbonato y 3 veces esa cantidad de agua.
Vierte sobre tu cuero cabelludo, de la raíz a la punta, y masajea por unos 3 minutos.

Enjuaga con agua tibia.
Cuando termines, puedes usar la sidra de manzana como acondicionador. La mezcla consiste en un cuarto de vaso de vinagre de manzana con un vaso de agua, además de la esencia de lavanda para amortiguar el olor.

Nota: Evita que estos productos caigan en tus ojos o podrían irritarlos. No te preocupes si el champú no hace mucha espuma, es lo normal, y tampoco por si queda áspero al contacto, ya que el acondicionador volverá a dejarlo suave.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *